Español (México) English (United States) sábado, 19 abril 2014 14:34
Iniciar sesión

HISTORIA /Grupo Flecha Amarilla

En el año de 1557, Fray Sebastián de Aparicio llegó a la ciudad de Querétaro, donde acondicionó un paradero y posada para descanso en su tránsito caritativo y evangélico de y hacia la ciudad de Zacatecas, en comunicación con la Ciudad de México; esto fue aprovechado también por otras personas para el transporte de la plata producida por aquella región minera.

Inicialmente, se había dedicado a fabricar carretas, las que eran arrastradas por animales de tiro, trazando varios caminos para comunicar a la Ciudad de México con diversas regiones del país, la mayoría de las veces sobre las mismas veredas utilizadas por los indígenas o por las vías formadas por el desplazamiento de carretas, carrozas, diligencias, animales de carga y personas a pie en la época posterior a la llegada de los españoles. Por tal motivo, a Fray Sebastián de Aparicio se le considera como el iniciador de la transportación de personas y mercancías en una forma más o menos organizada para aquellos tiempos tan lejanos.

Transcurrieron más de tres siglos sin avances significativos en la forma y medios de la transportación. El traslado de personas y mercancías se realizaba con grandes dificultades hasta la introducción del ferrocarril en 1850; en 1882, salió el primer tren México–Querétaro; en 1903 el de Nuevo Laredo y en 1916 el de México a Guadalajara.

Los primeros automóviles llegaron a México en 1898 por El Paso, Texas; aunque se dice que en 1895 ya se realizaban ajustes al primer automóvil importado a México; el auge del automotor se afianzó en 1926, cuando Ford inauguró su Planta de Montaje y acabado en la Ciudad de México.

Más tarde, cuando nuestra querida patria sufría las deplorables secuelas de la Primera Guerra Mundial y de la Revolución Mexicana, viviendo la denominada "Guerra de los Cristeros", aparecieron los primeros vehículos automotores en el Estado de Guanajuato (1920–1930).

El 12 de Noviembre de 1932, el Bajío guanajuatense y, con más precisión, la ciudad de León, Guanajuato, fue testigo de la salida de un camión de pasajeros que, habiéndose estacionado frente al número 102 de la calle Belisario Domínguez, partió con destino a Irapuato a las 7:30 horas. Ese momento marcó el nacimiento del Símbolo Flecha Amarilla.

A finales de los años treinta se formo la “Línea León–Querétaro" sucesora de la “Línea León–Irapuato" y el 18 de abril de 1942, la mayoría de los camioneros del estado de Guanajuato se enrolaron a la “Línea León-Querétaro", para formar Autobuses Flecha Amarilla Línea "León–Querétaro". El 18 de junio de 1948, después de intensas negociaciones, se llegó al acuerdo de fusionarse con la “Línea México–Querétaro–San Luis Potosí y Anexas, Flecha Roja", constituyendo “Autobuses Flecha Amarilla, S.A de C.V." el 3 de septiembre de 1948; y habiendo cambiado su domicilio social a la ciudad de Querétaro. En 1954 se constituyó “Autobuses Centrales de México, Flecha Amarilla S.A de C.V.", registrándola el 19 de febrero de 1958.

Muchos sucesos se registraron con posterioridad: en 1954 la adquisición de los dos primeros autobuses integrales de medio uso; el 11 de febrero de 1961, la firma del primer contrato colectivo de trabajo; el mismo año, el ingreso de los 3 primeros autobuses integrales nuevos; el 30 de enero de 1965, nuevo cambio de domicilio social, retornando a León, Gto; el 23 de julio de 1965, la constitución de la Inmobiliaria Flecha Amarilla; el 11 de agosto de 1968, la inauguración del “Centro de Capacitación de Operadores de Flecha Amarilla", primero en esa especialidad en toda la república; de 1968 a 1971, la incorporación, enrolamiento o fusión de la “Cooperativa Estrella de Occidente y Ciénega de Chapala", que servían a la ciudad de Guadalajara.

En 1971 se iniciaron los “Servicios Directos", que en 1986 cambiaron a “Servicios Expresos" y desde 1991 a “Primera Plus". De 1972 a 1985 siguió a mayor ritmo la afiliación de empresas: Transportes de Cortazar, Turismos Allende, Sur de Jalisco, Autobuses de la Piedad, Ómnibus del Bajío, Autotransportes La Alteña, Cooperativa Colima–Tecomán–Cerro de Ortega, Ómnibus de Jorullo, Transportes Colimenses, Autobuses de la Costa, Autotransportes Paracho, Flecha de Oro y Ómnibus Flecha Blanca; algunas de éstas y otras no mencionadas, ya desaparecidas legalmente.

En 1986 se creó “Servicios Coordinados” y se incorporaron las empresas Transportes Cuerámaro, y Autotransportes Puruándiro–Irapuato; en 1987 se afilió la Unión de Permisionarios de Autobuses Azules y Triángulo; el 19 de noviembre de 1985, se fundó Transportes Turísticos del Bajío, TTUR; el 26 de agosto de 1985 se extendieron a tres años los períodos del consejo de administración y, el 28 de abril de 1988, se aprobó la creación del puesto de Director General Corporativo; el 19 de marzo de 1991 inició operaciones Primera Plus, en la modalidad de Servicio Ejecutivo y, un día después, el 20 de marzo del mismo año, “Enlaces Terrestres Nacionales S.A de C.V." (ETN) en la modalidad de lujo; Destinos Parhikuni, inició operaciones el 7 de enero de 1992 en la zona de Michoacán. Autobuses Regionales de Querétaro, opera a partir del 30 de noviembre del mismo año, Ómnibus Libertadores del Bajío, inició funciones el 15 de diciembre siguiente; Autobuses Unidos de Jalisco, Costa Alegre, entró en servicio el 12 de junio de 1992; y, en ese mismo mes se integraron las empresas Transportes Turísticos Azteca de Oro y Líneas Aztecas de Oro.

Esas son las fechas de los sucesos más trascendentales ocurridos hasta 1992, sin olvidar la inauguración el 4 de septiembre de 1992 del “Complejo Flecha Amarilla" con la realización de un evento de gran relevancia, que sirvió de marco a la celebración del 60 aniversario de la aparición del “Símbolo Flecha Amarilla" y 50 aniversario de la fundación de “Autobuses Flecha Amarilla".

Los cambios han sido acelerados, lo que nos ha llevado a tomar un ritmo veloz para estar a la altura de una empresa de clase mundial, por lo que hemos tenido que implementar sistemas administrativos y operativos acordes a nuestras necesidades actuales, incluyendo innovación tecnológica e infraestructura; realizando además las inversiones necesarias para avanzar. Por ello a 80 años de su fundación, Flecha Amarilla continúa siendo uno de los líderes a nivel nacional en el sector autotransporte dando prioridad a la excelencia en el servicio.

logo